CUBRO

TE EXPLICAMOS | ¿Qué electrodomésticos elegir?

Los electrodomésticos son un elemento esencial en el diseño de un hogar. Su adecuada elección, a la que a veces no le dedicamos el tiempo suficiente, eleva la funcionalidad de cualquier cocina, pero también potencia su estética, comodidad y organización, al tiempo que puede reportarnos un gran ahorro en términos de calidad-precio. Una partida que puede suponer entre el 20-35% del coste total de una cocina.

Para que no te pierdas entre las numerosas opciones existentes del mercado, en esta guía rápida repasamos todos los electrodomésticos imaginables: neveras, lavavajillas, microondas, hornos, campanas extractoras… Acomódate, lee y entérate de cuáles te convienen para cuadrar una cocina perfecta.

Neveras

En muchas ocasiones, la nevera es el electrodoméstico que condiciona el diseño general de una cocina, un electrodoméstico al que se le dará un lugar preferencial por su continuo uso y la necesidad de que la acción abrir-almacenar sea sencilla. Por regla general, hay que tener en cuenta dos factores en su elección: el tamaño, que se mide en litros, y si la nevera es empotrada o no. Una tercera característica, el método de refrigeración, que puede ser ventilada o estática, influirá también en nuestra decisión de compra.

Si optamos por empotrar la nevera, las opciones de colocación dependerá del tamaño de nuestra cocina y del tamaño del propio electrodoméstico. Las más recurrentes, por cómodas y eficientes con el espacio, son debajo de la encimera de la cocina, en un armario de almacenamiento (con el tirador a una altura razonable) o en una columna o módulo independiente. Otras posibilidades son las neveras colocadas en muebles altos o los side by side, una modalidad en la que podemos ubicar independientemente frigorífico y congelador para aumentar la capacidad de ambos.

En este caso es importante tener clara su colocación de antemano, antes de iniciar una reforma, ya que su posición influirá posteriormente en la de los demás elementos. Si por el contrario preferimos que una nevera no empotrada, independiente y visible, de nuevo encontraremos formas y tamaños para todos los gustos: desde pequeños aparatos, compactos y versátiles, hasta grandes mamíferos, como las clásicas neveras de doble puerta americanas o las XXL cromadas de inspiración nórdica.

Campana extractora

¿Es imprescindible contar con una campana extractora? Algunas personas seguirán convencidas de que pueden apañarselas sin ella, pero has de saber que, a la larga, el humo y los vapores dañarán los elementos que toquen, veasé la pared de fondo de la encimera, armarios altos situados encima de la campana, los paneles laterales contiguos…

Entonces, si te decides a instalar una, lo principal es que la campana que elijas sea eficiente, es decir, que ventile con la suficiente potencia el espacio del que dispongas. Esa eficiencia dependerá de la potencia del motor del aparato. En términos generales, una cocina de menos de 12 m2 requerirá una campana modesta, de bajo precio. Para más de 20 m2 habrá que comprar una de mayor potencia. Recuerda que para que la máquina dé su máximo has de encenderla cinco minutos antes del cocinado y dejarla activa cinco minutos más al acabar.

Para terminar, has de tener en cuenta que la campana, al igual que una nevera, puede empotrarse o dejarse vista. La primera opción es la más discreta, haciendo invisible el aparato. Para la segunda opción, las campanas telescópicas aquellas que salen tirando y extrayéndolas, existen múltiples opciones de acabado (metálicos, blancos, negros, incluso colores) para disimularlas o, si se quiere, resaltar y convertilas en una pieza decorativa más. Una tercera y novedosa opción, de elevado precio por el momento, son las campanas integradas en las placas de inducción, que mediante filtros de carbón atrapan el humo antes de que se disperse.

Horno

Catálisis o pirólisis o hidrólisis: esa es la cuestión. En el caso de los hornos, cualquier modelo actual te servirá con creces para asar un pescado o elaborar una tarta. Tan solo tendrás que decidir entre esos dos métodos de limpieza de nombre extraño: la catálisis eliminará parte de la grasa producida en el cocinado; la pirólisis hará un trabajo más completo, siendo esta, lógicamente, una opción más cara; y la hidrólisis hará un trabajo de limpieza superficial con vapor de agua.

Además los hornos podrán ser manuales o digitales, pudiendo llegar a tener completas funciones de cocina y facilitando así su accesibilidad mediante guías extraíbles.

Placas de cocción

El torneo de las placas de cocción se lo disputan tres grandes equipos: las placas de gas, las vitrocerámicas y las placas de inducción. Las placas de gas, que funcionan con gas natural o gas butano, son una opción en desuso y poco demandada. Las vitrocerámicas aplican el calor de forma intermitente mediante resistencias, calientan más que cocinan, son más baratas y, ojo, encarecen más la factura de la luz. Las terceras, por el contrario, cocinan los alimentos produciendo calor de forma uniforme al funcionar de forma magnética. Son mucho más fáciles y rápidas de limpiar. El aparato, eso sí, es notablemente más caro, pero a la larga se paga menos de electricidad. Las tres cumplen su función, pero conviene valorar la inversión económica inicial y el gasto futuro en términos de factura.

Microondas

Con los microondas de nuevo se abre la posibilidad de empotrarlos o no, algo que encarecerá de manera notable el precio. Pero por su tamaño, en general pequeño y disimulable, quizá este sea el electrodoméstico que menos merece la pena empotrar. Si tienes un microondas independiente no te costará encontrarle un hueco en la cocina, incluso puedes esconderlo detrás de una puerta. Ahorrarás unos valiosos euros y el aparato te servirá fielmente hasta que decidas hacer una nueva inversión.

Lavavajillas

En el mundo de los lavavajillas, son dos las variables que tendremos que mirar con lupa: el consumo de agua -en estos tiempos cada vez más costosa- y el ruído que producen. Aproximadamente, los valores óptimos están en torno a 4.000 litros de agua de consumo anual y 48 decibelios. Encontraremos también, por supuesto, opciones más ahorrativas y más silenciosas.

El lavavajillas tiene su intringulis a la hora de ser instalado en una cocina. Hay que tener cuidado y pensar bien dónde y cómo se va a empotrar: en la decisión influirá la colocación de las tomas de agua y de luz, y su resultado, como en el caso de la nevera, afectará a la distribución general de la cocina. Te aconsejamos que consultes la viabilidad de la instalación con un arquitecto o con especialistas de IKEA, si has adquirido ahí tu lavavajillas. En CUBRO también estamos a tu disposición y trataremos de resolver las dudas de diseño que tengas.

Por qué comprar en IKEA

Los electrodomésticos IKEA son compatibles y encajan perfectamente con el sistema METOD, los módulos de los que partimos en CUBRO para diseñar los frentes de tu cocina. El gigante sueco trabaja con primeras firmas como Whirpool (que comercializa bajo marcas como Whirlpool, Indesit, Ariston y Hotpoint) y Electrolux (que lo hace con nombres como Electrolux, AEG, y Zanussi) y Bosch,y dispone de distintas gamas de calidades a un precio razonablemente competitivo si se compara con otras cadenas de venta. Además, ofrece una garantía de cinco años en todos sus electrodomésticos, un tiempo superior a los dos años que suelen dar otros vendedores. También trabaja con primeras marcas para las campanas, como Faber y Élica, posicionando este electrodoméstico en muy buena relación calidad-precio. IKEA también habilita una sencilla herramienta online que recomienda al usuario los electrodomésticos que mejor se adaptan a sus necesidades.